lunes, 19 de enero de 2009

Poesía para un pueblo herido

Sólo quiero estar en su seno

Sólo quiero morir en mi tierra,

que me entierren en ella,

fundirme y desvanecerme en su fertilidad

para resucitar siendo hierba en mi tierra,

resucitar siendo flor

que deshoje un niño crecido

en mi país.

Sólo quiero estar en el seno de mi patria

siendo tierra

hierba

o flor.

No lloraré

A las puertas de Yafa

amigos míos,

y entre el caos de escombros

de las casas,

entre la desnutrición

y las espinas, dije a los ojos,

quieta:

deteneos... Lloremos

sobre las ruinas

de quienes se han marchado

abandonándolas.

La casa está llamando a quien la edificó

La casa está dando el pésame por él.

Y el corazón, deshecho, gime

y dice:

¿Qué te han hecho los días?

¿Dónde están los que antes te habitaban?

¿Has sabido de ellos?

¿Has sabido tras su partida?

Aquí soñaron, aquí estuvieron

y trazaron los planes del mañana.

Más, ¿dónde están los sueños y el mañana?

Y, ¿dónde, dónde ellos?

¿Cómo van a aplastarme las heridas?

¿Cómo podrá aplastarme la desesperación?

¿Cómo voy a llorar ante vosotros?...

Fadwa Tuqan

Considerada la más grande poeta palestina, Fadwa Tuqan nació en 1917 en Nablus (Cisjordania) y murió en 2003. Lírica e intimista, adquirió un tono nacionalista después de la guerra de 1967, que dejó a Nablus bajo la administración israelí. Con la ocupación, debió hablar de los humillantes controles fronterizos, la indignidad de las demoliciones de viviendas y el fervor de la sublevación de los niños.

Traducción del árabe: María Luisa Prieto