sábado, 25 de abril de 2009

Batallar de capitalinos en pos de adquirir fármacos y tapabocas

Mexico, DF. Mientras entre habitantes del Distrito Federal ya se registra una sicosis por los casos del nuevo virus de influenza, decenas de personas que acuden a las farmacias y hospitales para tratar de encontrar un medicamento preventivo y los cubrebocas para evitar el contagio, estos negocios no se dan a vasto con la distribución de estos productos.

Al medio día de este sábado, los ciudadanos acuden a las farmacias cercanas a su domicilio para tratar de conseguir el medicamento con la denominación Gabirol, que los médicos particulares están recetando para prevenir el contagio; sin embargo, no es posible adquirir con facilidad en la mayoría de los casos este producto y recurren a realizar apartados con pagos adelantados.

En el caso de la farmacia San Pablo, ubicada en avenida Montevideo en la colonia Lindavista, se informa a los clientes que sólo hay dosis pediátricas mientras que para adulto sólo se obtienen muy temprano, indican que el establecimiento recibe por las noches y de manera limitada el medicamento proveniente de los laboratorios.

En otro hospital ubicado por la misma zona sí encontraron el medicamento en donde la venta es restringida a dos tratamientos para igual número de personas.

Lo mismo pasa, con los cubrebocas, casi imposibles de conseguir en las farmacias, por lo que los dependientes de estos negocios remiten a los ciudadanos a los puestos donde el Ejército distribuye estos artículos.

Ante esta situación varios padres de familia, preocupados por la salud de sus hijos, acuden a los hospitales del IMSS y del ISSSTE cercanos a su localidad, pero se encuentran con la sorpresa de que a pesar de que las autoridades a través del secretario de Salud, José Angel Córdova Villalobos, han hecho el llamado de acudir a estos nosocomios, la realidad no responde con lo que ofrecen las autoridades.

Al percatarse de que no hay cubrebocas en farmacias, ni en los hospitales del IMSS y del ISSSTE, como los ubicados en avenida Politécnico Nacional, los padres de familia recurrieron a los nosocomios privados en donde consiguieron sólo algunos.

Ante tal situación algunos de los ciudadanos, aglomerados fuera de los hospitales antes mencionados, ya estaban molestos por no hallar cubrebocas, dijeron “Vámonos a la central camionera del norte, porque ahí hay un puesto del Ejército y ahí están repartiendo los cubrebocas”.

Esta situación observada en la zona norte de la capital se extiende a otros puntos en donde se puede observar las farmacias con alta demanda por parte de los ciudadanos.

No hay comentarios: