miércoles, 29 de abril de 2009

Dinero de Enrique Galván Ochoa


  • Obama cumple 100 días... y no tiene tos
  • Sabían del brote antes de que llegara a México
  • Un mutante en la bolsa

Barack Obama cumple sus primeros 100 días en la Casa Blanca. Una encuesta de Wall Street Journal y la cadena de televisión NBC muestra que a la mayoría de los americanos les gusta su presidente, pero tienen reservas acerca de sus políticas. Otro sondeo, de USA Today y Gallup, indica que a pesar de los todavía no resueltos problemas que enfrenta, conserva su capital político casi intacto. ¿Cómo explicarlo? Quizá una de las claves está en que ganó una elección democrática, sin mancha. En medio del pánico que ha creado la presencia del virus de la influenza porcina, presuntamente exportada por México, el Senado avaló ayer a su secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, y quedó completo su gabinete. Los republicanos le pusieron piedritas en el camino porque simpatiza con el derecho al aborto. Obama pidió una ampliación presupuestal por 1,500 millones de dólares para hacer frente al problema, quiere reabastecerse de medicinas, equipo hospitalario, fortalecer la investigación y atender con rapidez y esmero a los afectados. En Estados Unidos la ley obliga a los hospitales privados a atender a cualquier enfermo en condición de gravedad, aunque no tenga seguro de gastos médicos, no pertenezca al Medicare o carezca de dinero. Ya saben ustedes, si han vivido la desagradable experiencia, que en nuestro país el trato a la gente pobre es desalmado: hay que llegar con la tarjeta de crédito, las escrituras de la casa por delante o con cash. Respecto a su relación con México, lo mejor de todo es que ya pasó medio mes de su visita y no tiene fiebre alta ni tos ni catarro. Recordarán que Obama llegó a la capital el 16 de abril y se fue la mañana del día siguiente, las autoridades mexicanas ya sabían del brote de influenza, pero no advirtieron a la Casa Blanca del riesgo. Pensaron, tal vez, que hubiera sido fatal para la imagen de Calderón que cancelara el viaje. Días después fallecería por problemas respiratorios agudos Felipe Solís, el director del Museo de Antropología e Historia, lugar donde fue la cena de gala con invitados y desinvitados. El gobierno de Brasil ha criticado duramente al mexicano por no dar la alerta a tiempo. Lo bueno es que no han reparado en otra irresponsabilidad: un numeroso grupo de mexicanos viajó con Calderón el día 17 a Puerto España, donde estaban reunidos los jefes de Estado del continente. Dos semanas después, líneas y puertos aéreos no nos quieren en su clientela.

Otro mutante

Los accionistas aprovecharon que la opinión pública está atemorizada, acongojada, por la penosa combinación de problemas que vivimos hoy –narcoviolencia, crisis económica, desempleo, epidemia– y confirmaron a Luis Téllez como presidente de la Bolsa Mexicana de Valores –es un mutante que a veces se reconoce como priísta, otras como panista, algunas como empresario y unas más como político. Hace poco había renunciado al cargo de secretario de Comunicaciones a la mitad de su último escándalo, el primero había sido el dudoso manejo que hizo del avionazo en que perdió la vida Juan Camilo Mouriño. Téllez tiene un sitio en la picaresca política, porque le grabaron una conversación en que afirmaba que Salinas de Gortari se había robado la mitad de la partida secreta.

No hay comentarios: