sábado, 2 de mayo de 2009

Dinero: Ataca virus a un agente que vino con Obama

Enrique Galván Ochoa

Algo que ni Al Qaeda ha logrado lo consiguió el gobierno calderonista: infiltrar un virus de alta peligrosidad en Washington. Uno de los oficiales de la comitiva que acompañó a Obama contrajo la influenza en México y contagió a su familia. El enfermo es Marc S. Griswold, un ex agente del servicio secreto adscrito al equipo del secretario de Energía, Steven Chu. Dice que estaba aquí cuando pescó una tos que fue agravándose hasta manifestarse como influenza porcina. Ya se recuperó. Como es lógico, se desató la alarma. El jefe de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, tuvo que reasegurar a los reporteros que su jefe se encuentra bien. Nunca estuvo el enfermo más cerca de dos metros de distancia. No fue suficiente la explicación. El botón de alarma se encendió. La epidemia ya pasó del campo estrictamente sanitario al de seguridad nacional. Influyentes miembros del Senado presionan a Obama para que cierre la frontera con México.

¿Por qué no avisaron?

¿Por qué la canciller Patricia Espinosa no previno a la Casa Blanca de la situación de riesgo que conocían en el gobierno desde antes de la visita de Obama, el 16 de abril? Tenían información desde mediados de marzo de un brote de influenza en Veracruz. Circulan tres versiones: 1) Obama hubiera cancelado la visita y no convenía al interés político de Felipe Calderón, ansioso de demostrarle que México no es un Estado fallido, como han venido comentando algunos altos funcionarios y medios estadunidenses; 2) no permitió la precariedad de los laboratorios de la Secretaría de Salud y del gobierno de Veracruz distinguir con rapidez la naturaleza del virus, tal vez supusieron que era un brote tardío de la influenza invernal; 3) una combinación de ambas hipótesis: aun sin estar claros respecto de la peligrosidad del virus optaron por no advertir a Washington. Cualquiera que admitamos muestra, por un lado, una enorme irresponsabilidad del gobierno mexicano, y por otro, el patético interés de Calderón por tomarse la foto con Obama.

No es mortal

La comunidad científica internacional comienza a coincidir en un punto: la influenza A(H1N1) no tiene las características genéticas de un virus letal. No mata a personas en buen estado de salud si son atendidas con rapidez en hospitales equipados y por personal competente. Fuera de México, en Houston, sólo ha muerto un niño, y era mexicano. (El gobernador Rick Perry aprovechó el suceso para declarar a Texas en estado de desastre y solicitar fondos federales.) Sigue sin respuesta una pregunta: ¿por qué sólo mueren nuestros compatriotas? Al parecer ninguno ha fallecido en hospitales de lujo. La mayoría eran de escasos recursos y no recibieron atención médica pronta y eficaz en hospitales del IMSS, ISSSTEsther, Seguro Popular, etcétera. Cuando la emergencia pase, y resten las cifras de las víctimas de la influenza de los que se registran todos los días, quizá confirmaremos lo ya sabido: muchas vidas se pierden porque no hay médicos, ni camas, ni medicamentos en la red hospitalaria gubernamental. ¿Irá a sacarnos de dudas el presidente Gayosson?

e@Vox Populi

Asunto: urge una moratoria

Con esta contingencia se agudiza el problema de quienes tenemos deudas con el banco. Me hago esta reflexión: a los empresarios los apoya el gobierno, al gobierno lo apoya la comunidad internacional. Pero al trabajador de a pie, ¿quién lo apoyará? Ya lo amenazaron con que no le pagarán días no laborados. ¿Cómo hacer frente a compromisos contraídos con el banco? ¿Habrá prórroga para pagar deudas por esta contingencia?

José Luis Canto / Campeche

R: Procedería una moratoria. Pero los diputados y senadores –a quienes tocaría legislar sobre la materia– no quieren meterse en problemas. Ellos tienen sus propios intereses.

Asunto: desbarajuste en Balbuena

Trabajamos en el Hospital Balbuena. A los que no son de base no se les está aplicando la vacuna por no ser trabajadores de base. Ha habido muertes con el diagnóstico altamente presuntivo de ser por el virus porcino. Reclamamos a las autoridades que cumplan con lo que a diario dicen, y en gran medida han distorsionado, en relación con las medidas que dicen se están tomando. Además, las autoridades ya han sido medicadas para no ser contagiadas. Y como siempre los de abajo son los que reciben la peor parte de todo.

Enfermeras del Hospital Balbuena

R: ¿Qué vacuna les están aplicando? Se supone que todavía no hay.

Asunto: zurdazo

Desde el lunes 27 he tratado de comprar cubrebocas (blancos, los de conchita) en la calle de Corregidora en el Centro Histórico. Hasta ahora no he tenido éxito. Pregunté a empleados de las tiendas Truper que si tenían un límite de piezas por persona, dijeron que no, que vendían las que quisieran los clientes y que por ello se agotaban prácticamente en los primeros minutos después de la apertura. Sin embargo, un vigilante me comentó que eran los ambulantes los que se acababan la mayoría de piezas en existencia. El costo por paquete de 10 piezas en las tiendas de Truper es de 18 pesos y estos aprovechados están vendiendo la pieza entre 10 y 15 pesos. Es un abuso.

Francisco Martínez / Distrito Federal

R: No hay transa en que no tenga metidas las manos el delegado de la demarcación. No es difícil averiguar quién protege a los revendedores.

No hay comentarios: