lunes, 10 de agosto de 2009

Buscan en la cumbre al presidente del empleo: "ya somos más de 800 mil"

  • Renegociar el TLCAN y poner freno a trasnacionales, entre los reclamos de ONG en Guadalajara
Fuente La Jornada

Guadalajara, Jal., 9 de agosto. Manifestaciones contra el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) y foros de análisis sobre el impacto que ha tenido dicho acuerdo en Canadá, Estados Unidos y México se dieron aquí de manera paralela a la cumbre de mandatarios de Norteamérica que se realiza en el Hospicio Cabañas, en medio de estrictas medidas de seguridad.

Según fuentes de la policía estatal, alrededor de 4 mil 200 elementos de diferentes corporaciones participaron en los operativos de vigilancia y cierre de avenidas, así como en el resguardo de hoteles, el aeropuerto y la sede de la cumbre.

A partir de las 15 horas fueron bloqueadas las avenida López Mateos, Hidalgo e Independencia, para abrir paso al convoy que trasladó a la comitiva canadiense, primero al hotel Intercontinental y después al Hospicio Cabañas.

Por lo que hace al operativo de resguardo del presidente estadunidense Barack Obama, cabe destacar que desde el mediodía fue cerrado el tránsito en los alrededores del hotel Hilton, donde se hospedaron el mandatario y su comitiva. Después de su llegada al aeropuerto, a bordo del Air Force One, a las 15 horas con 17 minutos, fue trasladado en helicóptero al Hilton y a las 18 horas abordó su famoso vehículo blindado llamado La bestia, que lo llevó por las avenidas Mariano Otero, Chapultepec y finalmente Hidalgo, hasta la sede del encuentro. Un amplio perímetro de vialidades fue cercado a su paso.

Antes del arribo del primer ministro canadiense Stephen Harper y de Obama a esta ciudad, unas 500 personas caminaron de la calle Vallarta a la Plaza de Armas con diversas exigencias, como empleo para los mexicanos, la renegociación del TLCAN y poner un alto a las trasnacionales que especulan con el maíz.

En la manifestación denominada Otro mundo es mejor, los participantes plantearon además que Estados Unidos, México y Canadá deben comprometerse en sus respectivos niveles de influenecia a no construir más muros fronterizos, sacar a las tropas estadunidenses de Irak, levantar el bloqueo económico a Cuba, cerrar Guantánamo, rechazar el golpe de Estado en Honduras y reducir los gases de efecto invernadero.

Un par de jóvenes desempleados plasmó su protesta en una lona que decía: "se busca al presidente del empleo, ya somos más de 800 mil los que lo buscamos".

Custodiados por policías de tránsito y del estado, los manifestantes, algunos de ellos campesinos, denunciaron también que no encontraban a Felipe Calderón, quien les había prometido apoyos de Procampo.

Entre los organizadores de la protesta se encontraban integrantes de la campaña nacional Sin maíz no hay país, el Comité 68, la Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio, Oxfam México y, mayoritariamente, organizaciones jaliscienses de agricultores y comercialización de alimentos, de derechos humanos, cristianas de base, de ex braceros y sindicatos.

“A ver, nos pagan a un peso lo que cosechamos. A ti te venden el frijol a 15, 20 pesos… ¿quién te lo vende, dime? Pues Aurrerá, Wal Mart… ¡puras empresas extranjeras! ¿Y a nosotros los productores? ¡Nos compran a peso lo que cosechamos! ¿Y el diesel? ¿Y el fertilizante? ¡Los tractores ya cuestan hasta medio millón de pesos!”, señaló Bibiano Hernández, productor de maíz, mientras señalaba a 50 campesinos de diferentes estados del país que iban detrás de él.

En un cartel se leía que Maseca, Minsa, Monsanto Bachoco, Cargill y Bimbo son las empresas que especulan con el maíz.

Alguien comentó que muchos de sus amigos se han ido "para el otro lado". "¿Y por qué no te vas?", le preguntan. "¡Nooo! Se puso bien duro la pasada", es su respuesta. De fondo, decenas de voces coreaban: "¡chinga de noche, chinga de día, ay cómo chinga la burguesía!"

Luis Pérez Jiménez, del Equipo de Apoyo a Migrantes Indígenas advirtió que en la zona metropolitana hay 70 mil indígenas. “A los otomíes no les queda de otra que vender papas en la ciudad; a los niños purépechas se les ve trabajando en las esquinas; a los mixtecos y huicholes, los policías de Guadalajara los usan como punching bags, son las historias narradas por Luis, quien lleva 10 años en la organización”.

Los ex braceros se quejaron de que el gobierno mexicano aún no les liquida los adeudos pendientes que tiene con ellos. "¡No pedimos limosna, sino lo que se nos debe! ¡Si tienen recursos para pagar la deuda externa y el Fobaproa, que paguen esta deuda!", gritó a través del altavoz Gilberto Parra, líder de este movimiento.

Al mediodía, en el foro trinacional alterno: 15 años de fracaso económico y más pobreza son suficientes, John Dillon, de la organización canadiense Common Frontiers, informó que agrupaciones de su país demandaron al primer ministro, Stephen Harper, la cancelación del visado para los ciudadanos mexicanos que quieren viajar a dicha nación.

En una carta que enviaron al mandatario, piden que en lugar de esa medida, su gobierno reconozca que el fracaso del TLCAN para generar buenos empleos en México ha ocasionado que más de medio millón de mexicanos busquen cada año un mejor modo de vida en Estados Unidos o en Canadá.

En este contexto, las organizaciones Alliance Sociale Continentale, Common Frontiers y Réseau Quebecois sur la Integration Continental, puntualizan que la eliminación de las restricciones a la importación sobre productos agrícolas ha sido desastrosa para los productores mexicanos y los ha obligado a abandonar sus tierras por la competencia desleal en los precios de productos estadunidenses.

No hay comentarios: