martes, 13 de octubre de 2009

En cenizas, duerme, negrita...


Cenizas de Mercedes Sosa, esparcidas en Tucumán


Familiares de Mercedes Sosa cumplieron hoy con la última voluntad de la recientemente fallecida cantante argentina al esparcir sus cenizas en el cerro San Javier, el sitio en el que solía descansar cuando visitaba Tucumán, su provincia natal (noroeste del país).

"Mercedes fue la voz la libertad y mucha gente estaba esperanzada en su canto"
Fernando Sosa, hermano de la artista

El lugar donde fueron arrojadas las cenizas "será como un santuario para nosotros porque vamos a venir a visitarla con frecuencia", señaló antes de considerar que la cantante ha pasado a ser ya "patrimonio de los argentinos y los latinoamericanos".

La caravana que trasladó la urna con las cenizas de Sosa recorrió los 35 kilómetros que separan a la capital de la provincia, San Miguel de Tucumán, del paraje La Sala, donde está situado el cerro San Javier.

En un sector de la montaña se esparcieron las cenizas y acto seguido un grupo folclórico entonó Lunita Tucumana y Al Jardín de la República, los dos temas preferidos de "La Negra", según sus hermanos.

"A ella le gustaba mucho ir al cerro, porque decía que le renovaba las energías y siempre elegía el mismo árbol para descansar. Por eso decidimos respetar ese ritual", explicó María Belén Sosa, sobrina de la cantante.

"Nuestra única preocupación es que descanse en el mismo lugar en el que solía hacerlo cuando visitaba Tucumán"





Duerme, duerme, Negrita,
que tu voz está en el campo,
la ciudad, en el canto
- Jorge Drexler

No hay comentarios: