viernes, 11 de diciembre de 2009

LA CULTURA PODEROSA

Por Alberto Híjar.

Bien que aprende la derecha las instrumentaciones culturales. Con alrededor de 630 radiodifusoras a su servicio y la cobertura televisual suficiente para incidir en inglés, el Teletón es un éxito imposible de parar con las denuncias de la elusión de impuestos circuladas por la red electrónica y por algunos articulistas de cobertura escasa. El chantaje moral aderezado con la alternancia de cantantes y presentadoras famosas con niños en desgracia, impone una cultura de la piedad filantrópica que borra el sexismo y la chabacanería grosera de los grandes monopolios de la industria del espectáculo. 13 centros Teletón de rehabilitación en diez años son prueba de consistencia imposible de contradecir con la complicidad estatal para dignificar el desentendimiento del Estado por la salud pública a cambio de las grandes concesiones fiscales y el otorgamiento de contratos subsidiados por el gasto público.

El prófugo de la justicia financiera yanqui y propietario de un gran consorcio televisual, mercantil y bancario, exalta la Orquesta Esperanza Azteca y reúne gobernadores para seguir el ejemplo de Marín el poblano, el "olvidable" Gober precioso sospechoso de pederastia. Niños músicos habitantes de comunidades paupérrimas integran la orquesta que habrán de emular gobernadores de otros estados. El de Chiapas diariamente aparece reporteado en la prensa y en la tele haciendo el bien, vestido de tzotzil, ante chamulas a quienes se dirige en su lengua y disfrazado con su vestimenta. Mejor imposible ante la cercanía del 2010 y mientras persigue dirigentes populares, curas libertarios y favorece planes mineros y turísticos devastadores de Montes Azules y de la Lacandonia.

Vargas Llosa es homenajeado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, exhibe fetiches de su infancia incluyendo foto con su mami y carta a los Reyes Magos y declara la literatura como recurso para dar a entender todo lo que no se es. Quizá por esto sus novelas sobre la rebelión de Canudos, Flora Tristán y su nieto Gauguin el pintor fauve (fiera), la vida cuartelaria, la dictadura de Trujillo en Dominicana. El reaccionario abriendo caminos a la conciencia libertaria, reconocido en la Feria organizada por el mayor cacique político-cultural de México, amo y señor de la Universidad de Guadalajara hasta el grado de quitar a un rector que acabó suicidado. A nadie de los miles de asistentes, de las decenas de escritores reconocidos, a los de las editoriales, a los reporteros y a los presentadores rimbombantes, ni a los famosos invitados del nivel de Ray Bradbury, importa nada más que la comparecencia a la fiesta literaria. En cambio en Roma, el Premio Nóbel Dario Fo, Franca Rame y Antonio Trabucchi con saludos de Saramago, inspiran las movilizaciones Un día sin Berlusconi llamando a destituir al corrupto, todo lo contrario a Sergio Pitol, Enrique Krauze, Aguilar Camín y otros que acompañaron a Calderón con Álvaro Uribe para proclamar en la feria del libro en Bogotá: más México en Colombia y más Colombia en México. Mejor Calle 13, excelente dúo puertorriqueño ha tocado luciendo camisetas que dicen: "Álvaro Uribe paramilitar".

¿Qué vamos a hacer en 2010 si no hay proyecto alternativo ni de nación ni de cultura? La última quincena de diciembre dominada por celebraciones y vacaciones, permitirá acabar con las movilizaciones del SME y hasta despojarlo de sus bienes, acrecentar la tala y el relleno de playas con miles de toneladas de arena saqueada de Isla Mujeres y de Cozumel, acrecentar los crímenes de paramilitares y la explotación de las mineras ilegales e impunes. A la cultura de los poderosos nadie la para como cobertura de sus infamias.

No hay comentarios: