sábado, 6 de marzo de 2010

CARTA DE AGRADECIMIENTO DE ATENCO A LAS Y LOS PREMIOS NOBEL DE LA PAZ

MAIREAD MAGUIRE (1976)

BETTY WILLIAMS (1976)


ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL (1980)


ARCHBISHOP DESMOND TUTU (1984)


ELIE WIESEL (1986)


RIGOBERTA MENCHU TUM (1992)


F. W. DE KLERK (1993)


JODY WILLIAMS (1997)


JOHN HUME (1998)


SHIRIN EBADI (2003)


WANGARI MAATHAI (2004)


HERMANOS Y HERMANAS:


Un anhelo cruza los corazones de los hombres y las mujeres en el mundo, el anhelo de la libertad y la justicia con paz y dignidad. Desde Atenco, México, reciban en la palabra humilde y sincera del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra-Atenco el agradecimiento por todo su apoyo hacia nuestra lucha en nombre de los presos y perseguidos políticos, así como también, de nuestras comunidades, de los compañeros y compañeras que siguen resistiendo.


Nuestra historia está llena de agravios y ofensas a nuestros pueblos, en nuestro mundo corren los ríos de llanto y dolor por las guerras, las conquistas, la colonización, el despojo, la explotación, la esclavitud y el exterminio de los que nos dominan. Nunca como hasta ahora todo sigue igual, no hace falta que transcurran los tiempos largos de la historia, la dominación se impone. Por eso continúa la sumisión de unos pocos a toda la humanidad, la visión de supremacía de los humanos sobre todas las especies, el poder como relación, la acumulación de la riqueza y la maximización de la ganancia como único sentido de vida. Hoy más que nunca debido a la ambición de los que mandan estamos a punto de acabar con nosotros mismos. No hay de otra: o nos defendemos o acabaran con todo lo que queda.


Aquí en Atenco sabemos un poco de lo que decimos, tal vez porque no hizo falta que recorriéramos todo ese camino tormentoso en la historia de la humanidad, sino porque en nuestro corto periodo de resistencia conocimos el dolor que provoca el despojo de lo más sagrado que tenemos como pueblo, la madre tierra, con la finalidad de construir un aeropuerto internacional en nuestro territorio. O quizás también, porque en este proceso encontramos la furia de los dueños del dinero y del poder político como represalia porque decidimos el camino de la lucha y la resistencia como opción de sobrevivencia y por eso nos atacaron utilizando toda la violencia del Estado para despojarnos; asesinando a lo largo de estos nueve años a tres compañeros -además de todos los que murieron de dolor, de coraje y desesperación; de todos los que fueron y siguen estando presos desde mayo de 2006 en las cárceles de exterminio de México, condenados con penas que van desde los 31 años hasta los 112 años y medio de prisión; de la gente que fue agredida en la ocupación policiaca con más de 4,500 efectivos de las fuerzas federales para controlar mediante acciones de contrainsurgencia a una población pacífica que su único delito ha sido organizarse; así como la demostración de fuerza y trato de botín de guerra que sufrieron nuestras compañeras mujeres agredidas sexualmente mediante la violación y el abuso sexual.


Nosotros sabemos cuál es nuestra condición social y por eso queremos superarla mediante la lucha. Pero nosotros no podemos solos, para ello necesitamos que nuestro grito cruce sus corazones y remueva las fibras más sensibles de su humanidad, para saber que no importa desde qué lugar de nuestro planeta cuando se cometa una injusticia, ustedes como hombres y mujeres universales se indignen y levanten la bandera de la paz como esperanza, porque así ustedes los Premios Nobel de la Paz al igual que nosotros y que muchos a lo largo de la historia terminen reconociendo que luchan por una razón: porque aman.


Hermanos y hermanas, sepan que nuestra lucha no es suficiente sino hay hombres y mujeres que como ustedes están en el momento en que hace falta, a la hora de definirse por los de abajo y por algo que vale la pena dedicar la vida: la paz. Es por eso que cada uno de ustedes hace falta en nuestras tierras y desde ahora les hacemos la invitación para que nos visiten en Atenco y engrandezcan nuestra lucha con su presencia. Gracias Jody y a cada uno de ustedes. Gracias desde el sueño profundo que nuestros presos y perseguidos políticos tienen para ellos, para México y para nuestro mundo: la liberación.


Con todo nuestro amor de hermanos y hermanas.


San Salvador Atenco, Estado de México, México, América.


¡PRESOS POLÍTICOS DE ATENCO Y DEL MUNDO, LIBERTAD!

¡LA TIERRA NO SE VENDE, SE AMA Y SE DEFIENDE!

Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra-Atenco
Atenco, oportunidad histórica para la Corte

No hay comentarios: